Aprende a liquidar tus deudas

Las deudas son un problema para todos, y es por eso que en esta nota podrás encontrar algunos consejos para liquidarlas de manera fácil y sin necesidad de que te llegue el agua al cuello.

 

La deuda promedio de los mexicanos se encuentra entre unos 130.000 y 200.000 pesos, algo que se debe, principalmente, a que muchas personas solicitan créditos para realizar la mayoría de sus operaciones, lo que les permite seguir comprando y “pagando después”. Toda esta situación se convierte en un círculo vicioso que lo único que logra es aumentar más y más las deudas a largo plazo.

Las personas que se mantienen con mayores deudas son los habitantes de la Ciudad de México (incluyendo la Zona Metropolitana y el Valle de México), Tabasco, Nuevo León, Tamaulipas y Jalisco, zonas en donde se concentra casi la mitad de nuevos contratos de tarjetas de crédito que se tramitan en todo el país.

Ahora bien, ¿resulta tan difícil salir de una deuda? La respuesta es ¡no! Así que, a continuación, te damos algunos consejos para que te liberes por fin de ese peso que cargas diariamente sobre tus hombros.

 

Haz una lista de todas tus deudas

Lo primero que debes hacer es realizar una lista de todas las deudas que tengas, y, para calcular los meses que tardarás en liquidarlas, tienes que dividir el monto total de las deudas, entre la mensualidad (pago mínimo). El resultado que obtengas será la cantidad de meses que vas a tardar en pagar dichas deudas. Posteriormente, deberás jerarquizarlas, la que requiera el menor tiempo para pagarse es la más importante.

 

Realiza un balance

Calcula el monto de tus ingresos y el monto de tus gastos con la mayor precisión posible, y luego, realiza una operación básica: restar lo que gastas de lo que ganas. El resultado que obtengas será tu capacidad de pago, es decir, la cantidad que puedes destinar mensualmente para pagar tus deudas.

 

La fórmula mágica

Para la primera deuda, paga el mínimo más el 10% de tu capacidad de pago, pero recuerda que no debes descuidar el pago del resto de tus deudas, al menos abonando el pago mínimo. Repite este paso hasta que consigas liquidar la deuda 1. Para la segunda deuda, repite el paso del pago del 10%, y agrega el monto que destinabas para la primera deuda. Haz tus pagos de manera disciplinada sucesivamente, hasta que logres pagarlas todas.

 

Concentra tus deudas

Sólo en el caso de no lograr la fórmula mágica, te recomendamos que concentres tu deuda en un sólo crédito. Lógicamente, siempre será más sencillo pagar una sola tarjeta de crédito que cinco, ya que no tendrás que preocuparte por las diferentes fechas de pago y de corte, además del pago de comisión anual. Acércate a tu banco para generar un plan financiero que unifique todas tus deudas en un sólo crédito. La tasa de interés será menor que la que puedes tener en más créditos, así que tu deuda crecerá a un ritmo menor, pero el plazo aumentará.

 

Considera tus opciones

No tengas miedo de acercarte a alguna reparadora. Este tipo de empresas suelen ser buena opción y ofrecen planes de pagos programados que te ayudan a liquidar tus deudas. Antes de tomar una decisión, haz una lista de pros y contras sobre cada opción, valorando plazos y tasas de interés, y elige la que más se ajuste a tus necesidades y posibilidades.

 

No descuides tu avance

Abre cada estado de cuenta, revísalos y compáralos. Si detectas algún cargo irregular, repórtalo. No hay mejor control que el personal, así que debes de monitorear tus avances mensualmente, así no te encontrarás con sorpresas al final del plazo fijado.

 

La disciplina es valiosa

Por nada del mundo dejes de pagar a tiempo los montos establecidos. En caso de no hacerlo y atrasarte, los intereses que se generan podrían perjudicarte, ya que se calculan sobre el total adeudado a la fecha. No hay mejor antídoto para la deuda, que pagar a tiempo.

 

Una vez que logres liquidar todas tus deudas, ahorra el 10% de tu ingreso, y así podrás convertir la fórmula mágica de pagos, ¡en la fórmula mágica del ahorro!

Lo más importante, es tener la disposición real de liquidar tus deudas. Si no haces un esfuerzo, disminuyes lujos y sigues gastando y acumulando más deudas, jamás podrás librarte de ellas. ¡Anímate a superar tus deudas de una vez por todas!

 

Recuerda unirte a la Red Abarrotero para conocer nuestros servicios, y seguirnos en nuestras cuentas de FacebookTwitter e Instagram para tener, de primera mano, toda la información que compartimos.