Preocúpate por tu presentación personal

Puede que no lo creas, pero tanto tu presentación personal, como la de tu negocio, es sumamente importante para tus clientes y tus ventas.

Imagínate entrar en una tienda y que el empleado de la misma tenga un aspecto terrible y que, además, el establecimiento esté desordenado y sucio, ¿te atreverías a comprar ahí? ¿Volverías a ir nuevamente a ese lugar? Probablemente tu respuesta sea no.

Ya hemos hablado anteriormente de la importancia que tiene mantener tu negocio en orden y presentable, pero no todo es el espacio físico, también importa mucho tu imagen personal. El mantener una presencia física decente puede ser la diferencia entre atraer a más clientes y establecer vínculos con los mismos, a ser el propio repelente de tu negocio.

Por lo tanto, en esta nota te dejamos algunos consejos para mejorar tu imagen personal y el aspecto de tu negocio, algo que muchas veces no es tomado en cuenta, pero que representa un detalle importante.

La higiene en el negocio

En tu tienda debes tener siempre todo limpio, ordenado, libre de polvo y malos olores. Los alimentos deben conservarse en un lugar limpio y fresco. La bodega se tiene que mantener aseada y los productos almacenados con un orden lógico. La basura debe estar separada, como mínimo, en orgánica e inorgánica. Recuerda que a la gente le gusta sentirse “como en casa”, así que si tu negocio es limpio, acogedor y ordenado, los clientes no van a dejar de llegar a tu establecimiento.

La presencia física

El aseo diario del cuerpo es algo obligatorio para conservar la higiene y la salud. El cuidado de la piel, las axilas, el cabello, las manos, la cara, la cavidad bucal y los dientes se debe realizar una vez al día, como mínimo, todos los días. Como dato importante, te recomendamos mirarte al espejo y preguntarte “¿me gustaría que esta persona me atendiera?”. La primera impresión siempre será tu mejor carta de presentación.

La higiene del vestuario

Mantener la ropa limpia es un hábito que se debe adoptar, no solamente por razones estéticas, sino también para el desarrollo de la personalidad y como la principal cara del negocio. Si no cuentas con un uniforme como tal, utiliza ropa cómoda (sin manchas, arrugas o agujeros), pero siempre limpia. Recuerda que los clientes buscan a una persona que les inspire confianza para regresar a ese negocio como una práctica recurrente. No olvides el calzado, el cual debe ser cómodo, más aún si realizas actividad física constante. Las fragancias son una buena opción, y nunca olvides el desodorante.

Amabilidad y trato con los clientes

Transmitir seguridad y confianza a través de una comunicación verbal efectiva, es clave para abrir las puertas a muchos clientes potenciales. La eficacia para atender rápido a los clientes que llevan prisa y el buen trato a los que ya son frecuentes, hará que aumenten las ventas en tu negocio. Una sonrisa, una sencilla frase como “buenos días” o “vuelva pronto”, así como atender todas las dudas de la clientela, son otras acciones que aseguran el éxito. Además, mostrar signos de seriedad y seguridad frente a los empleados, hará que cumplan con el trabajo que tú requieres como líder.

Ahora ya lo sabes, recuerda que tu imagen personal es también la imagen de tu negocio, y que si fallas en esta parte, los clientes seguramente lo notarán y probablemente las ventas comenzarán a disminuir.

Recuerda unirte a la Red Abarrotero para ser parte de la RED más grande de tenderos. Síguenos también en nuestras cuentas de FacebookTwitter e Instagram para tener, de primera mano, toda la información que compartimos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *