Enlatados, su importancia y conservación

Categoría: Abarrotero.com, Emprendimiento y Negocios

 

Los alimentos enlatados suelen ser incluidos en la mayoría de las dietas de las personas, ya que por lo general, se trata de productos saludables que se mantienen bien conservados.

 

Las exigencias y compromisos de la vida cotidiana llevan a los consumidores a buscar productos que les ahorren tiempo y esfuerzo en la preparación de sus comidas, y si se trata de productos saludables, mejor aún. Por lo tanto, la solución perfecta a este dilema, son los alimentos enlatados.

El tiempo de caducidad de estos alimentos es más amplia en comparación con la de los productos frescos, sin embargo, es importante llevar un control de inventario y considerar algunas medidas para su conservación, las cuales, a continuación te presentamos.

 

Caducidad

Estos artículos pueden conservarse en buenas condiciones para su consumo, durante varios meses e incluso hasta por años, por ejemplo, la leche en polvo puede mantenerse en perfecto estado por nueve meses, las verduras enlatadas se conservan por dos años después de ser almacenadas, mientras que las carnes y pescados en aceite duran hasta cinco años.

 

Lee también: Escalones para construir el progreso de tu negocio

 

Buen manejo en el anaquel

Limpia la superficie del envase periódicamente: una lata en buen estado debe conservar su etiqueta legible y no presentar escurrimientos.

Revisa constantemente la fecha de caducidad y el estado físico de cada lata: si alguno de sus extremos está abombado, existe la posibilidad de que haya alguna fisura y se estén generando bacterias y gases que ocasionan que la lata se infle, causando que el producto pierda sus propiedades. Si es el caso, deséchalas.

Presta especial cuidado en su manipulación: cuando una lata sufre un fuerte golpe, aumenta el riesgo de que el barniz interior se haya roto o agrietado, ocasionando una alteración de olor, color o sabor en el alimento enlatado. Para asegurarte de que no presente alguna abolladura grande, inspecciona toda la superficie, en ocasiones la etiqueta puede ocultar ciertos detalles.

Realiza un inventario oportuno: esto te ayudará a rotar los productos, agotando primero los más antiguos.

Asegúrate de que las latas en bodega y exhibición no estén oxidadas en ningún lado del envase: en algunos casos se recomienda voltear las latas de vez en cuando para evitar la sedimentación del contenido. ¡Pregúntale a tu proveedor cómo puedes mantenerlas mejor!

 

¿Qué te pareció esta nota? Déjanos tu comentario y recuerda unirte a nuestro grupo de la RED Abarrotero en Facebook, para ser parte de la comunidad más grande de tenderos. Síguenos también en nuestras redes sociales: FacebookTwitter e Instagram para que te mantengas al tanto de las últimas novedades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *