Una vida detrás del mostrador: perdura a través de los años

  • Facebook
  • Twitter
  • Gmail

 

La experiencia no es algo que se pueda inventar, sólo la dan los años ininterrumpidos de esfuerzo y trabajo detrás de un mostrador.

 

Uno de los retos que conlleva el poner una tienda, es mantenerse por mucho tiempo, y para ello, además de una buena gestión, es importante considerar los siguientes aspectos.

 

Fideliza a tu clientela

Este es uno de los puntos más difíciles de lograr. Si mantienes una cercanía cálida y de amistad con ellos, tienes todas las de ganar. Al cliente le gusta que su tendero lo conozca bien y sepa exactamente qué es lo que quiere y necesita.

 

Lee también: Mujeres tenderas: grandes trabajadoras

 

Atención personalizada

Este punto va de la mano con el anterior. Un trato cordial con los clientes y una sonrisa sincera es clave en el progreso de todo negocio. Por lo general, cuando una empresa es atendido por su dueño o un empleado con muchos años de antigüedad, a los clientes se les llama por su nombre, algo que, sin duda alguna, es algo que los hace sentir en familia, como si entraran en su casa.

 

Satisfacer sus necesidades

Las tienditas cuentan con grandes ventajas sobre las tiendas de conveniencia o supermercados, y es que, generalmente, el tendero fía, es muy cordial, conoce a los consumidores, sabe los gustos de cada cliente y se anticipa a sus deseos.

 

¿Qué te pareció esta nota? Déjanos tu comentario y recuerda unirte a nuestro grupo de la RED Abarrotero en Facebook, para ser parte de la comunidad más grande de tenderos. Síguenos también en nuestras redes sociales: FacebookTwitter e Instagram para que te mantengas al tanto de las últimas novedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *