Trabajar menos para producir más

Vivir para trabajar no es vivir, especialmente si sólo te enfocas en producir y producir, ya que llegará el día en el que no te quede energía.

 

 

Para ser eficiente en la actividad en la que te desempeñas, también hay que atender otras áreas de tu vida que te pueden dar la energía necesaria para seguir al pie del cañón. Conoce los aspectos que no debes descuidar, a continuación.

 

Divide tu día por horas: te sugerimos hacer un calendario, distribuyendo las tareas que te tengas que hacer al día y respetando lo que hayas establecido, ya que sólo así lograrás garantizar la optimización de los tiempos.

Define objetivos: ya sean personales o profesionales, realiza una lista de objetivos y asígnales un tiempo específico para su ejecución. Empieza con cosas pequeñas, ya que la idea es cumplirlo todo sin pretextos.

El arte de delegar: la mejor opción cuando tienes mil cosas por hacer es delegar la toma de decisiones y las acciones a realizar a tu equipo de trabajo. Si eres el único a cargo, puedes contratar el servicio a terceros que sabes lo que van a hacer mejor o tan bien como tú.

Cuida a tus empleados: éste es uno de los pilares de tu negocio, así que ayúdalos y apóyalos a cumplir sus objetivos. Recuerda que si ellos cumplen sus metas, estarán motivados a ayudarte a ti también a cumplir las tuyas.

Ventanas de eficiencia: éste punto se trata de definir cuáles son aquellas horas del día en las que eres más productivo, de forma que puedas aprovecharlas para realizar las tareas más importantes, que impliquen un mayor trabajo y esfuerzo.

Físico: desarrolla y mantén hábitos saludables como dormir lo que tu cuerpo necesita. Lo recomendable es descansar bien, de 6 a 8 horas diarias continuas, llevar una alimentación sana y también practicar algún tipo de deporte regularmente.

Emocional: enriquece ésta área con actividades que te aporten energía y te levanten el ánimo como leer, salir al cine, escuchar música o pasear a tu mascota. Las opciones abundan, sin embargo, la única condición es que hagas algo nuevo cada día y no esperes a que llegue el fin de semana para hacerlas.

Espiritual: reserva unos minutos al día para la reflexión e introspección. Ésta es la mejor vía para que conectes contigo mismo, lo que haces y tu entorno.

Finalmente, vale la pena aclarar que el objetivo principal de los puntos anteriormente mencionados, es el de mejorar la productividad, trabajando menos pero con eficacia; algo que se puede lograr estando 100% enfocado al momento de hacerlo.

 

Lee también: Virtudes que mantienen encendida la llama de la motivación en tu negocio.

 

Recuerda unirte la RED Abarrotero, nuestro grupo privado en Facebook, para ser parte de la comunidad más grande de tenderos de todo México. Síguenos también en nuestras redes sociales: FacebookInstagram  y LinkedIn para que te mantengas al tanto de las últimas novedades abarroteras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *