Sobreviven abarroteros

Lamentablemente, los temas de la pandemia y la delincuencia obligan a los abarroteros a cerrar sus puertas más temprano como medida preventiva.

 

Fuente: Diario del Yaqui

 

Hace más de 30 años, por la Calle Zaragoza, en Sonora, comenzaron a abrir sus puertas abarrotes y mercerías que, con ilusión, familias convirtieron en su patrimonio; pero al pasar de los años, con dificultad han logrado sobrevivir a la llegada de centros comerciales y tiendas de conveniencia.

Las ventas que se tienen al día son para solventar los gastos; las sodas, papitas y galletas son los productos que más compran las personas, quienes, en su mayoría, van sólo de paso, platicó Olivia, dueña de una abarrotera en la esquina de la Durango y Zaragoza.

 

“Hay muchas tiendas grandes y hace mucho que en el Centro no hay barrio, este punto está muy muerto, no hay ni clases, casi no viene gente al Centro de Salud ni a la Iglesia y esos eran los principales clientes”.

 

Abarroteros en el 2020

Olivia ha mantenido abierta su tiendita durante 32 años, logrando sobrevivir porque no paga renta por el local, pero considera que el 2020 ha sido un año perdido por todo lo que ha sucedido, especialmente desde que la escuela Dworak fue cerrada.

Pese a que antes era un buen punto, ahora por las tardes la calle queda sola, siendo la delincuencia otro problema para las pequeñas tienditas del lugar, mismas que se ven en la necesidad de cerrar sus puertas antes de que oscurezca.

 

“Nos va mal, no pasa gente. Este negocio lo abrí el 29 de septiembre de 1981 y en los últimos años la clientela ha decaído desde que abrieron las importaciones y un supermercado grande”.

Señaló Martha Elba Esquer, quien sobre la Zaragoza mantiene abierta su mercería.

 

Recordó que, al inicio, vendía todo para la costura, pero ahora son sólo algunos hilos, botones, listones y novedades (como les llaman), los que mantiene en el aparador, pues la venta de refrescos y chuchulucos es lo que más rápido sale.

 

“Estamos como quien dice, dándole vuelta al dinero para surtir, ya es más para entretenerme; con lo poquito se venda y que quede algo es suficiente”.

 

Además de la competencia que existe con los supermercados, los abarrotes del primer cuadro de la ciudad se enfrentan a la falta de vecinos en el sector, salvo algunos comercios de diversos giros como artesanías, vestidos de 15 años o la venta de pinturas.

 

Lee también: Mexico con X y no con J.

 

Recuerda unirte la RED Abarrotero, nuestro grupo privado en Facebook, para ser parte de la comunidad más grande de tenderos de todo México. Síguenos también en nuestras redes sociales: FacebookInstagram  y LinkedIn para que te mantengas al tanto de las últimas novedades abarroteras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *