Saca la cuenta y paga tus deudas

Pagar tus deudas es el principio para mantener las finanzas de tu tienda en buen estado, ya que no hay nada mejor para un negocio, que afrontar cuanto antes sus problemas financieros.

 

 

Si tienes alguna deuda pendiente, debes de encontrar la manera de saldarla o reducirla, así que, a continuación te damos algunos consejos para lograrlo.

 

No utilices capital del negocio

Te sugerimos no usar el dinero que está destinado para la operación de tu negocio, ya que si lo haces, corres el riesgo de no contar con el capital que necesitarás para surtir la tienda, lo que podría ocasionar que te quedes sin clientes y, por ende, tengas que verte obligado a cerrar.

Una buena opción para salir de este pequeño bache, es sacrificar otros gastos personales que no son tan necesarios, como lo son la ropa, las salidas de fin de semana, las comidas en restaurantes, entre otros.

 

Organízate

Si no sabes en qué se te va el dinero, empieza a poner más atención en esos gastos chiquitos que representan una fuga económica.  Recuerda que la mayoría de los problemas financieros tienen su origen en la desorganización, por lo que te recomendamos llevar un registro estricto de todos los gastos, tanto los personales, como los que se generen en la tienda.

 

Lee también: ¿Sabes qué son las FinTech?

 

No te endeudes más de lo que puedes

Solicitar un crédito para saldar una deuda solo puede agrandar el problema, ya que pagas una, pero te quedas con otra peor. Lo ideal es que los préstamos no sobrepasen el 10% del valor del capital invertido en tu tienda, así que, por ejemplo, si el costo total de los productos del negocio es de un millón de pesos, lo mejor es no tener deudas superiores a los cien mil pesos. ¡No abras un agujero para tapar otro!

 

Solicita un crédito

Si no tienes un crédito pero solicitaste uno para amortiguar y saldar tus deudas, te sugerimos utilizarlo con inteligencia. No caigas en tentaciones utilizándolo para otras cosas personales, recuerda que el negocio está primero y hay que cuidarlo.

Uno de los principios financieros señala que un negocio pequeño no debería de tener más de dos créditos, por lo que, antes de endeudarse, hay que tener en claro en qué se va a emplear ese dinero, y lo más importante, cómo se va a pagar. Tienes que tener algo sólido que lo respalde como un contrato con un cliente, y si no tienes algo totalmente seguro, ¡aguas!

 

¿Qué te pareció esta nota? Déjanos tu comentario y recuerda unirte a nuestro grupo de la RED Abarrotero en Facebook, para ser parte de la comunidad más grande de tenderos. Síguenos también en nuestras redes sociales: FacebookTwitter e Instagram para que te mantengas al tanto de las últimas novedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *