Comienza a pensar en verde en el hogar (parte 2)

Nosotros los seres humanos somos los únicos responsables del calentamiento global y su continuo aumento, por lo tanto, su salvación está sólo en nuestras manos.

 

El hogar es nuestro templo, el lugar en donde nos sentimos más cómodos y seguros, por lo tanto, aumentar la seguridad que en él sentimos y la calidad de la vida que desarrollamos en él, va también ligado a colaborar con el ambiente, porque de nada sirve vivir en un espacio perfecto, cuando al salir al exterior, todo se desmorona.

Es por esta razón que, para complementar el tema del calentamiento global, te traemos algunas recomendaciones para que comiences a cambiar la forma en la que haces algunas cosas en tu hogar, por supuesto, en beneficio de nuestro planeta.

 

  1. Ahorra agua

El agua es un recurso natural no renovable, ¡así que no lo desperdicies!

Una de las medidas que puedes tomar es reducir el tiempo que te tardas duchándote. Una ducha no debería durar más de 10 minutos, y si es menos, mejor. Sabemos que resulta reconfortante darse duchas de agua caliente largas que nos ayuden a pensar sobre ciertas cosas, pero realmente no es necesario hacerlo todos los días.

Otra cosa que puedes hacer mientras te duchas y mientras lavas los platos, es cerrar el chorro del agua cuando lo haces y utilizarlo únicamente para retirar el jabón y los excesos.

 

  1. Checa todas las posibles fugas

A veces, aún cumpliendo de la forma más eficiente con el ahorro de recursos, el consumo de éstos es excesivo al final del mes, algo que se ve reflejado en la respectiva facturación de los mismos. ¿Qué puede estar pasando? Que existen fugas.

Hay empresas que brindan los servicios de revisión de las diferentes instalaciones que tenemos en nuestro hogar, así que, si crees que estás pagando demasiado por el agua, pide que te hagan una revisión, ya que probablemente tengas una fuga.

 

  1. Pasa tiempo con tu familia

En este punto no nos referimos a que dediques todo el domingo a ver series o películas con los miembros de tu familia, sino a que, veas una película, pero también hagas otras actividades con ellos que no requieran de tanto consumo energético.

Los juegos de mesa son una excelente forma de pasar un buen rato familiar. Leer libros, conversar, comer sin dispositivos electrónicos, ¡y hasta cocinar! ¿A alguno de tus hijos le gusta pintar o dibujar? ¡Hazlo con él! O siéntate a observarlo y animarlo. Lo mismo con cualquier otra actividad.

 

Hay muchísimas otras cosas que se pueden hacer para pensar más en pro del planeta desde nuestros hogares. ¿Conoces más acciones que pueden tomarse? ¡Escríbenos en nuestras redes sociales!

 

Lee la previa de esta nota entrando en la siguiente liga: Comienza a pensar en verde en el hogar (parte 1).