Comienza a pensar en verde en el hogar (parte 1)

Nosotros los seres humanos somos los únicos responsables del calentamiento global y su continuo aumento, por lo tanto, su salvación está sólo en nuestras manos.

 

El hogar es nuestro templo, el lugar en donde nos sentimos más cómodos y seguros, por lo tanto, aumentar la seguridad que en él sentimos y la calidad de la vida que desarrollamos en él, va también ligado a colaborar con el ambiente, porque de nada sirve vivir en un espacio perfecto, cuando al salir al exterior, todo se desmorona.

Es por esta razón que, para complementar el tema del calentamiento global, te traemos algunas recomendaciones para que comiences a cambiar la forma en la que haces algunas cosas en tu hogar, por supuesto, en beneficio de nuestro planeta.

 

  1. Recicla

Si aún en esta época no reciclas, ¿qué estás esperando para hacerlo? Si tú respuesta es: “en mi país, o en la zona en donde vivo no se recicla”, te informamos que eso no es excusa para no hacerlo. Siempre es posible reciclar y llevar dichos productos a los lugares en donde los pueden reutilizar, así que entra en Google y busca a dónde puedes llevarlos.

Lo más básico para saber del reciclaje es que debes separar plásticos, vidrio, cartón, papel y aluminio del resto de los desechos, y los sobrantes de comida pueden ser utilizados como abono, al igual que los desperdicios de tus mascotas.

 

  1. Reduce el consumo de energía

Muchas veces, sin darnos cuenta, terminamos utilizando más energía eléctrica en nuestro hogar de la que realmente necesitamos. ¿Todos los focos de luz de tu casa deben estar encendidos cuando son apenas las 10 de la mañana? La respuesta es no.

Apaga las luces que no se estén utilizando, aprovecha la luz natural, apaga los televisores y computadoras que no necesites y sustituye las bombillas comunes por luces led ahorradoras. Si hace mucho calor en el exterior y necesitas refrescar la casa con el aire acondicionado, cierra todas las ventas y mantén la temperatura en unos 23°C, la cual es ideal para nivelar la frescura y consume menos energía.

Si se trata del caso contrario, en donde hace mucho frío en el exterior, te recomendamos, en primer lugar, colocar unas buenas cortinas y alfombras que, con las ventanas cerradas, evitarán que te congeles dentro de tu casa. Si esto no resulta, recurre a la calefacción, pero a unos 22°C.

Como último dato adicional para este punto: mantén siempre desenchufados los equipos electrónicos que no tienen por qué estarlo mientras no estás, o si no los estás utilizando.

 

Hay muchísimas otras cosas que se pueden hacer para pensar más en pro del planeta desde nuestros hogares. ¿Conoces más acciones que pueden tomarse? ¡Escríbenos en nuestras redes sociales!

 

Lee la continuación de esta nota entrando en la siguiente liga: Comienza a pensar en verde en el hogar (parte 2).