Negocia y estira tus ganancias

Negocia y estira tus ganancias, realizando una buena elección de proveedores, el cual es un aspecto fundamental para el éxito y buen funcionamiento de cualquier negocio.

 

 

Saber negociar con tus proveedores, con el fin de conseguir mejores precios, condiciones de pago, productos exclusivos, ofertas o material para el punto de venta, será siempre una garantía a la hora de estirar las ganancias en tu negocio.

La negociación tiene aspectos clave para conseguir el mayor beneficio posible de un proveedor, así que, a continuación te damos algunas recomendaciones para que te enfiles a ser un experto en este arte.

Estar informado: antes de comenzar una negociación debes informarte sobre varios aspectos como los diferentes proveedores que existen para cada una de las categorías de productos que necesitas, los precios que estos manejan o los servicios adicionales que ofrecen.

Prepárate para la negociación: no basta con conocer a la competencia del proveedor, por lo que te sugerimos tener muy claros los beneficios que quieres obtener, de este modo la negociación no se desviará dejando a un lado tu principal objetivo.

Deja que conozca tu negocio: normalmente, los proveedores no saben nada sobre tu negocio, así que es importante que les expliques, a grandes rasgos, el funcionamiento del mismo, así será más fácil para ellos hacerte recomendaciones que probablemente no conozcas y que podrían ser de gran ayuda.

Menciona a la competencia: no se trata de amenazar al proveedor, ya que este debe ser siempre tu aliado, pero no tengas temor en hablar de su competencia y los beneficios que te ofrece, que él no. La finalidad es ejercer un poco de presión y así obtener los mismos incentivos, o en caso contrario, conseguir beneficios que sean de provecho para tu negocio.

Tómate el tiempo que sea necesario: nunca tomes una decisión apresurada y piensa bien las condiciones antes de llegar a un acuerdo. Si algo no te convence, sigue buscando.

Recuerda que en una negociación se debe evitar buscar el beneficio propio, ya que las dos partes deben ganar, de ahí la tan famosa frase, «ganar – ganar», de lo contrario estarías imponiendo tus condiciones y eso no es negociar.

 

Lee también: La limpieza y el orden de un negocio hablan bien de quien lo trabaja.

 

¿Qué opinión tienes sobre este tema? Déjanos tu comentario y recuerda unirte a nuestro grupo de la RED Abarrotero en Facebook, para ser parte de la comunidad más grande de tenderos. Síguenos también en nuestras redes sociales: Facebook e Instagram para que te mantengas al tanto de las últimas novedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *