¿Tienes mermas en tu negocio?

Las mermas son los productos que pierden sus beneficios y atributos para ser vendidos, principalmente por su mal manejo en los anaqueles y bodegas.

 

 

Existen mermas durante el manejo del inventario de un negocio, sin embargo, hay un límite al que le conoce como merma tolerada y, aunque es común esta situación, te recomendamos tener cuidado porque la fuga de dinero al mes puede impactar significativamente en tus ganancias, así que haz cuentas e imagina lo que puede representar en un año.

Un manejo adecuado de tu inventario y una buena rotación de los productos en los anaqueles y en la bodega te ahorrarán muchos dolores de cabeza y, conocer más acerca de este tema te puede ayudar a reducir las pérdidas y mejorar tus gastos operativos.

 

Tipos de mermas

Comerciales: se origina de las actividades comerciales de tu tienda como descuentos, promociones y ofertas.

Operativas: se derivan de las operaciones habituales como el almacenamiento y el frenteo, los cuales son los productos ubicados en la primera posición del anaquel. Estas, a su vez, se dividen en:

  • Merma conocida: se puede identificar fácilmente, como la mercancía caducada, dañada o rota.
  • Merma desconocida: se trata de la falta de productos inventariados sin una razón que justifique la causa, tales como: robos internos y externos y errores de abastecimiento o de administración.

 

Para tener en cuenta

La existencia de las mermas conocidas se puede evitar, aplicando algunas medidas de control que puedes implementar en tu negocio.

  1. Capacita a tus empleados para organizar y aprovechar al máximo el espacio en la bodega, estableciendo un proceso de almacenamiento. Te recomendamos llevar un registro del día exacto en el que llegó la mercancía y la organices de acuerdo a su fecha de caducidad. Es muy importante que exista una rotación de mercancía.
  2. Revisa periódicamente las fechas de caducidad de los productos perecederos como los lácteos, la sección de cremería y los embutidos. Puedes realizar ofertas con la mercancía que esté próxima a caducar.
  3. Solicítales a tus proveedores un margen de tiempo más largo en las fechas de caducidad, el cual sea razonable y rentable para ambas partes. La finalidad es que cuentes con más tiempo para poder rotar los productos.

Y tú, ¿como llevas el control del inventario para evitar las mermas en tu negocio?

 

Lee también: ¡Haz tu negocio más interesante!

 

¿Qué opinión tienes sobre este tema? Déjanos tu comentario y recuerda unirte a nuestro grupo de la RED Abarrotero en Facebook, para ser parte de la comunidad más grande de tenderos. Síguenos también en nuestras redes sociales: Facebook e Instagram para que te mantengas al tanto de las últimas novedades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *