Las tienditas como estilo de vida  

  • Facebook
  • Twitter
  • Gmail

 

Las tienditas, más que un negocio, son un estilo de vida que la mayoría ve como un desafío, y un factor importante de esta industria, está en la manera en la que se logra llevar a cabo el oficio de ser abarrotero.

 

Cada persona que opta por esta profesión, logra su propio concepto de acuerdo a los recursos que tenga a su alcance, y termina por desarrollar sus propias cualidades y hablar de estilo de vida, no necesariamente se refiere a la rutina que llevamos en cuanto a lujos y costumbres cotidianas.

El negocio de los abarrotes es uno y por eso es indispensable que, entre comunidades, el concepto de esta labor quede claro. No se trata simplemente de dedicarse a hacer algo para sobrevivir, es parte de la esencia de un sector de la población que invierte toda una vida trabajando para poder satisfacer las necesidades de su comunidad.

 

Para entender mejor el texto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) define al estilo de vida como:

“La percepción que un individuo tiene de su lugar en la existencia, en el contexto de la cultura y del sistema de valores en los que vive y en relación con sus objetivos, sus expectativas, sus normas, sus inquietudes”.

 

Lee también: Tienda de conveniencia vs. Tiendita de la esquina

 

La calidad de vida

El grado de la calidad de vida de las personas está determinado por los siguientes aspectos:

  • Satisfacción en las actividades diarias.
  • Logro de las metas de vida.
  • Autoimagen y la actitud hacia la vida.
  • Satisfacción de las necesidades.
  • Participación de factores personales y socio ambientales.

 

Si dentro del concepto personal que cada quien se crea, estos puntos no se cumplen, será difícil llevar a cabo un proyecto de abarrotes, o de cualquier aspecto de la existencia. Así como en la vida, también dentro de los negocios existen bases sólidas para llevar a cabo tus sueños. Cumplir los puntos anteriormente mencionados te ayudará a mejorar tu vida en varios aspectos.

La finalidad es que los abarrotes y las personas que dedican su vida a esta actividad reciban el reconocimiento que merecen dentro del sector, por ejemplo, por parte de los proveedores, a través del mejoramiento de las condiciones comerciales, para que las comunidades obtengan mayores beneficios. ¿Estaría padre, no creen?

Imaginen que los abarroteros tuviéramos la oportunidad de renegociar nuestras condiciones para operar nuestros negocios, obtener beneficios comerciales por parte de los proveedores y subsidios por parte del gobierno.

 

¿Qué te pareció esta nota? Déjanos tu comentario y recuerda unirte a nuestro grupo de la RED Abarrotero en Facebook, para ser parte de la comunidad más grande de tenderos. Síguenos también en nuestras redes sociales: FacebookTwitter e Instagram para que te mantengas al tanto de las últimas novedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *