• Hoy es: sábado, agosto 18, 2018

Trabaja por tu salud mental

Muchas personas creen que enfocarse en tener una buena salud mental está sobrevalorado y es una pérdida de tiempo. Y nada más falso que esto. Piénsalo bien: ¿crees que puedes rendir realmente bien en el trabajo o en el hogar si no tienes una buena salud mental?

Para ayudarte en este tema, te traemos algunas recomendaciones que te pueden servir para tener una mejor salud mental. ¡Toma nota!

 

1. Duerme siempre entre 6 a 8 horas diarias. La falta de sueño nos pone malhumorados e irritables. Procura no hacer ejercicio ni cocinar platillos muy complejos justo antes de irte a dormir, ni mirar la televisión o el celular mientras estés en la cama, ya que está comprobado que este tipo de prácticas hacen se tenga sueño interrumpido, y, por lo tanto, no se duerma bien.

2. Trata de mantener una buena vida social. Con esto no nos referimos a que te la pases de fiesta en fiesta, o de antro en antro, todo lo contrario. Mantén el contacto con tus familiares y amigos. Eventualmente, reúnete con tus compañeros de trabajo luego de la jornada laboral a tomar un café, coordina con tu familia para almuerzos algunos domingos, sal un sábado con tus viejos compañeros de la escuela, etc. No te olvides del mundo exterior, tu casa y el trabajo no son los únicos lugares que existen.

3. Relájate. Dedicar un tiempo para ti es sumamente necesario. Toma baños de espuma, escucha música relajante, ve una película o comienza con un capítulo diario de una serie, ¡consiéntete!

4. Ejercita tu mente. Esto puedes lograrlo, realizando ejercicios de agudeza mental como sudokus, sopas de letras, crucigramas, o resolviendo acertijos. Leer también ayuda muchísimo, ya que la lectura nos permite relajarnos, separarnos un rato de los problemas, y por supuesto, aprender cosas nuevas. También puedes practicar ejercicios matemáticos, ¡pero sin calculadora!

5. Cuida tu alimentación y tu cuerpo. Aunque no lo creas, la alimentación influye muchísimo en el desarrollo mental de las personas. Come muchas frutas, vegetales y alimentos ricos en fibra. Evita consumir grasas y azúcares en exceso. La buena alimentación beneficia también nuestro cuerpo, y si agregas una rutina diaria de ejercicios, mucho mejor.