• Hoy es: viernes, agosto 17, 2018

Recomendaciones para comer de forma más saludable

Vivimos en un mundo en el que todos estamos sumamente ocupados con nuestro estilo de vida. Ya sea por el trabajo en la oficina, la fábrica o la casa, sentimos que las horas y los días pasan velozmente y que no tenemos tiempo para casi nada.

 

Una de las cosas por las que menos nos preocupamos hoy en día, es por nuestra alimentación. Basta con que llegue la hora del almuerzo para que salgamos corriendo al señor de la esquina, pidamos una buena y resuelta orden de tacos, y de vuelta al trabajo, ¿a poco no?

 

Tu alimentación es un tema importante, no te vamos a pedir que dejes de trabajar, pero sí que reserves un espacio de tu tiempo para pensar y trabajar en ella. Para eso, acá te dejamos una serie de recomendaciones que creemos te pueden servir para tener en cuenta y organizarte al momento de preparar tus almuerzos.

 

  1. Nunca te saltes el desayuno. Sí, eso que dicen de que es la comida más importante del día es verdad. Piensa que, aunque tal vez tengas que poner la alarma para un poco antes de lo habitual, vas a poder comer en casa tranquilo, con tu familia, de forma saludable y sin gastar dinero. Un desayuno con lácteos, cereales y verduras es lo ideal para comenzar tu día.
  2. Picando a media mañana. Lo normal es que tengamos hambre cada 3 o 4 horas, y lo más probable es que entre el desayuno y el almuerzo pasen muchas más horas que esas, así que lo mejor es que te comas algo en ese intervalo de tiempo. Lo ideal para este caso es comer una fruta, una barra de cereal o un puñado de frutos secos.
  3. Llega el almuerzo. Por lo que más quieras, no salgas de tu oficina a comprar la comida, ¡llévala de tu casa! Es lógico que no tengas tiempo de cocinar todos los días, por esta razón es una buena opción que dediques un rato del fin de semana o de alguna noche a preparar comida para varios días.
  4. El agua, ese líquido vital. No hay bebida más refrescante y sana que el agua. Sí, el agua también puedes comprarla fuera, ¿pero qué tal si te compras una de esas de 10 litros y llenas tu termo todos los días? Aparte, seguro que en el trabajo tienen agua, si se te acaba, ¡a rellenar se ha dicho!

 

¿Lo ves? ¡Es súper sencillo! Así que sabemos que lo que te falta es la voluntad de hacerlo, ¡no nos engañas!