• Hoy es: viernes, septiembre 21, 2018

Los clientes

Los clientes, esas personas por las que hasta movemos el cielo y la tierra para que nos compren algún producto de nuestra tienda. Esos personajes que, aunque a veces nos destapen nuestro lado asesino, siempre terminamos mostrándole la mejor sonrisa.

 

Sí, los clientes pueden ser la causa principal de nuestros problemas, pero también el remedio para nuestras enfermedades. Es por esto que hoy les traemos esta nota, en donde podrán reconocer a ciertos tipos de clientes con los que seguramente, ya les ha tocado atender.

 

Comenzamos por el denominado Cliente Sabelotodo. Este tipo de personas tratarán de hacerte sentir inferior en cuanto al conocimiento se refiere, ya que creen que saben más que tú y que tienen la razón en todo. Para tratarlos te recomendamos mantener la calma, y tratar, en la medida de lo posible, de darles la razón.

 

Por otro lado tenemos al Cliente Exigente. Este tipo se encargará de exigirte hasta lo más mínimo. Normalmente tienen la razón en sus planteamientos, aunque a veces suelen resultar un poco molestos y exagerados con lo que piden. En estos casos te recomendamos tratarlos con respeto y tenerles paciencia.

 

En tercer lugar está el Cliente Desconfiado. Estas personas, como su nombre lo indica, suelen ser sumamente escépticos, por lo tanto van a dudar siempre de todo lo que les recomiendes. A este cliente hay que ganárselo con argumentos serios y hechos comprobables, así que háblale con la verdad.

 

Luego se presenta el Cliente Impaciente. Este es el típico caso de las personas que detestan esperar para ser atendidos, o para que se les solucione su problema. Muchas veces intentan saltarse algunos escalones porque creen tener prioridad. Lo mejor con este tipo de clientes es evitar cualquier enfrentamiento con ellos, y tratar de explicarles cómo son los procedimientos.

 

También se presenta el Cliente Agresivo. Este es el peor de todos, ya que se trata de personas que están de mal humor con bastante frecuencia, razón por la cual buscan iniciar una discusión contigo por cualquier cosa que no les haya gustado. La solución es aplicar la diplomacia y jamás rebajarse a su nivel. Aunque sean groseros y gritones, no debes responder igual porque se iniciará una pelea interminable.

 

Y por último, el mejor de todos: el Cliente Embajador. Estas personas aman tu marca ya que se han llevado puras experiencias positivas con ella, así que te harán publicidad entre sus conocidos de forma gratuita y espontánea. Ya que son los clientes que todos deseamos tener, el trato para con ellos debe ser muy especial. Ofrecerles descuentos, ofertas, regalos o puntos acumulables los harán aún más felices y fieles a la marca.

 

Y tú, ¿qué tipos de clientes has atendido en tu tienda? ¿O qué tipo de cliente consideras que eres?