• Hoy es: lunes, agosto 20, 2018

Control de las finanzas personales (parte 1)

A veces resulta muy difícil controlar nuestras finanzas personales, cobramos el 15 y ya el 16 nos queda menos de la mitad, que es el momento en el que entramos en estado de desesperación y nos preguntamos: ¿a dónde fregados fue a parar mi dinero?

 

Si esto te ha pasado no una, sino muchísimas veces, te invitamos a seguir leyendo esta nota a ver si logramos ayudarte a entender qué es lo que está pasando y cómo puedes tratar de evitar que siga sucediendo.

 

Primero lo primero: dedícale tiempo a tus finanzas

No creas que los millonarios del mundo tienen un don natural para el dinero, no. Se trata de dedicar el tiempo adecuado para organizar bien tus ingresos y gastos. Recuerda que construir un patrimonio requiere de mucha disciplina y organización.

Un ejercicio que puede ayudar a determinar cuál es tu posición financiera actual es el de sumar todos tus activos (posesiones, dinero en efectivo, dinero en el banco, cheques, bienes, etc.) y restarlos de tus pasivos (préstamos, créditos, deudas pendientes, etc.).

 

Segundo: deshazte de las deudas

Todos debemos pedir préstamos eventualmente, sólo debes tener en cuenta de que cuando lo hagas, vas a tener que ir pagando por ellos. Llega a acuerdos con las personas o empresas que te hagan dichos préstamos. Pagos razonables que seas capaz de asumir cuando llegue el momento del corte. Eso sí, siempre que pidas préstamos, hazlo por cosas realmente necesarias. ¡Que tus deudas sean sólo para construir patrimonio!

 

Tercero: arma tu presupuesto

Si al final del mes tus números están en rojo, es porque definitivamente algo estás haciendo mal.

En la mayoría de los casos esto se debe a gastos innecesarios y pequeños que vamos haciendo a lo largo del mes, los cuales al final resultan ser grandes. Puedes comenzar anotando las cosas en las que debes gastar de forma obligatoria todos los meses (como la renta y los servicios), y con el pasar de los días ir a notando tus gastos diarios. Cuando llegue el fin del mes te darás cuenta en qué malgastaste el dinero.

 

Cuarto: las tarjetas de crédito pueden ser un arma mortal

Recuerda que las tarjetas de crédito pueden sacarte de un apuro, pero destínalas sólo para eso: emergencias.

Las personas con tarjetas de crédito suelen gastar más de lo planeado y los intereses terminan por ahorcarlos. ¡No lo permitas! Sí, no está mal darse un gusto personal de vez en cuando, trabajas para eso, ¿no? Pero no lo conviertas en una costumbre.

 

Aún quedan unas cuantas recomendaciones que podemos darte, pero las dejaremos para una próxima entrega. ¡Espérala!