• Hoy es: viernes, agosto 17, 2018

El perfil del consumidor mexicano actual

No es difícil darnos cuenta que los hábitos de consumo de los mexicanos han cambiado considerablemente, y esto se debe a la situación socioeconómica actual y a los avances tecnológicos.

 

Establecer un perfil bien definido del consumidor mexicano actual resulta un poco difícil debido a que los gustos o preferencias que pueden tener son extremadamente variantes, por ejemplo: una persona puede fácilmente pasar por una tienda de marca importante, comprarse algo que desee, y posteriormente, pararse a comer unos tacos en la señora de la esquina.

 

La tecnología, el acceso a Internet y a una gran cantidad de información de todo tipo han hecho que el consumidor mexicano se vuelva más independiente y ya no se deje llevar por lo que quieren las marcas, son mucho más flexibles con sus gustos, por lo que combinan artículos de lujo con otros mucho más económicos.

 

Es por esto que, si tienes una tiendita, debes ofrecer a tus clientes varias marcas de un mismo producto; que tengan opciones para elegir. Que tengas variedad para ofrecerles es sumamente importante y valioso para ellos, porque odian la imposición, quieren tener el derecho de escoger la marca del producto que necesitan, ya sea por precio o calidad.

 

Por otro lado, ¿sabías que los mexicanos destinan más de un tercio de sus ingresos en comida? Es un monto importante, ¡así que sácale provecho a este dato! Brinda opciones a tus clientes, que tengan una excusa para quedarse a mirar tus anaqueles decidiendo qué llevarse. ¡Variedad, mucha variedad!

 

Y para terminar, recuerda que, aunque el comercio electrónico esté en constante crecimiento en México, la inmediatez que ofrece tu tiendita es imposible de conseguir de forma virtual. Sé buen anfitrión, brinda opciones a tus clientes, trátalos de forma educada, lanza ofertas eventualmente y siempre ofréceles una sonrisa; te garantizamos que, si el habitante de la vecindad de la otra calle no tiene leche y la necesita con urgencia, irá corriendo a comprártela a ti, sin tener que esperar a que se la lleven.