• Hoy es: viernes, septiembre 21, 2018

El secreto de Sabritas

sabritas
Redacción Abarrotero.com
octubre14/ 2016

¿A que no puedes comer sólo una? Descubre las razones por las cuales las papas Sabritas son tan adictivas, y por qué cuando comemos una, no podemos negar comer más.

La marca Sabritas cuenta con múltiples productos y diferentes tipos de botana, aunque su slogan A que no puedes comer sólo una es muy cierto, seguro te ha sucedido que intentas probar sólo una, pero algo en tu cerebro te pide no parar de comer hasta acabarla. Checa aquí las razones por las cuáles sucede esto.

El compuesto “mágico”
El Glutamato monosódico (GMS) es un aditivo que mejora el sabor de algunos alimentos procesados. Este aditivo hace que las carnes procesadas y la comida congelada sepan más frescas, que los aderezos tengan un mejor sabor y le quita el sabor metálico a los alimentos enlatados. Las papas Sabritas, por lo tanto, también contienen GMS.

Su función
Químicamente hablando, el GMS contiene un 78% de ácido glutámico libre, 21% de sodio y hasta 1% de contaminantes. El GMS engaña a nuestro cuerpo y nos hace creer que la comida sabe mejor, es más sana y más rica en nutrientes.

Las consecuencias
Desde dolores de cabeza, migrañas, espasmos musculares o nausea, pasando por alergias, ataques epilépticos y depresión, hasta llegar a algunas irregularidades cardiacas. Los estudios constantes han demostrado que, si bien el GMS se sigue utilizando masivamente en muchos alimentos procesados, la cantidad de gente que reporta sus efectos nocivos es cada vez mayor.

¿Quieres evitarlo?
La única forma de dejar de consumir GMS es no consumir ningún alimento procesado y comenzar a comprar alimentos orgánicos con tus productores locales. O puedes leer muy bien las etiquetas de los productos que consumes, para verificar si es que contienen o no GMS.

Nuestra sugerencia
Si tienes mucho antojo de unas papas Sabritas, no pasa nada si las compras de vez en cuando. Y si eres un poco más adicto a la marca, te sugerimos bajar su consumo poco a poco, siempre existen alternativas más naturales para ir dejando poco a poco aquel hábito que gradualmente se convierte en vicio.

Modérate en el consumo de comida procesada y de papas Sabritas, recuerda que tanto tu salud como tu organismo te lo van a agradecer a largo plazo.