• Hoy es: jueves, octubre 18, 2018

Tienda de abarrotes en casa, ¿es posible?

abarrotero_tiendita_en_casa

En este artículo podrás encontrar los pros y contras de poner una tienda de abarrotes en casa, un concepto antiguo y un rentable negocio.

La mayoría de los grandes empresarios en la actualidad, comenzaron innovando en su casa. Así como las grandes empresas como Apple o Google nacieron en una cochera, existen muchas tiendas de abarrotes en casa. Esto es realmente una práctica bastante antigua en nuestro país, ya que es un negocio que requiere de poca inversión y puede redituar bastante bien en caso de que se administre de forma adecuada. Hasta la fecha, no es extraño ver una tienda bien surtida dentro de una casa, o que te atiendan en la famosa ventanita.

La regla de oro

Es sabido que la clave de toda tienda de abarrotes es comprar por mayoreo para vender a precio de menudeo, en una tienda de abarrotes en casa esto debe de hacerse con más minuciosidad. Al tener un espacio más reducido que en un local establecido, deberás elegir los productos de mejor calidad y de marcas reconocidas, esto para garantizar que los clientes consuman los productos, y que siempre se tenga en existencia lo que estos buscan. Hablar con los proveedores es una buena estrategia, ya que muchas marcas grandes apuestan por dar todo lo necesario a este tipo de negocios, con la condición de vender sus productos y desarrollar la marca a través de la imagen de la tiendita.

Negocia con los proveedores e involucra a la familia

La estrategia para poner una tienda de abarrotes en casa es negociar con los proveedores para conseguir buenos precios, y conseguir ganancias vendiendo los productos a un precio razonable. La buena administración, el control de gastos e ingresos, así como el de inventario, serán claves también para que este negocio funcione bien. Al tratarse de un negocio en casa, se puede ahorrar un sueldo de empleados, ya que estas labores se pueden llevar a cabo por los miembros de la familia; aunque es importante poner las cartas sobre la mesa desde un principio, establecer disciplina y evitar que los productos salgan del negocio para entrar a la casa. Esta acción es una de las causas que hacen que este tipo de negocios fracasen; si la familia entra al negocio, debe haber mano dura y disciplina, al igual que se trataran de empleados.

El espacio y la ubicación sí importan

La ubicación es determinante, si la casa donde se quiere colocar la tienda está cerca de otras tiendas o mini supermercados, será una apuesta muy arriesgada. En caso de que no exista competencia alrededor, las posibilidades de éxito serán mayores. El siguiente paso es idear el espacio donde se quiere poner la tiendita. Regularmente suele ser la sala de la casa, debe ser un área cerca de la entrada o de una ventana por donde se pueda atender a los clientes. Los estantes tienen que estar accesibles para los clientes, se debe de tener un sólo acceso a la tienda, así como ubicar la caja registradora en un lugar seguro.

El mejor consejo

Un secreto muy importante a la hora de operar una tiendita de abarrotes en casa con poca inversión en un inicio, es optimizar el catálogo de los productos que se comercializan. Vender lo que más se vende y retirar los productos que no tienen tanto éxito es la mejor estrategia que se puede ejecutar en un negocio de este tipo. Un error común en las tiendas de abarrotes caseras es tener un gran inventario (que además cuesta dinero), con productos que la gente no compra o compra muy aisladamente. El mejor consejo para un negocio de este tipo es tener calidad en vez de cantidad, revisar las estadísticas de los productos más vendidos y seguir ofreciéndolos. Ofrecer los productos con mayor aceptación hará muy rentable este pequeño negocio.

Ahora ya lo sabes, si tienes un poco de espacio extra en tu hogar y quieres generar un ingreso, anímate a emprender y a iniciar tu tienda de abarrotes en casa.