• Hoy es: jueves, abril 26, 2018
Traspaso tiendita ¿La quieres?

Dentro del proyecto Tiendita Abarrotero la posibilidad de que se nos traspasara el local con mercancía existió al mostrar nuestro interés por ocupar el espacio en el cual operaba anteriormente una tienda de abarrotes.

Cuando tuvimos el primer acercamiento, la tienda ya tenía poca mercancía y le comentamos a los propietarios que podíamos comprar sus productos para que no tuvieran que llevárselos, ya que dejarían de dedicarse a la venta de abarrotes, por temas personales.

Nos propusieron pagarles 150 mil pesos, porque en internet ese era el precio que pedían algunas tiendas que no estaban tan bien como esta, según los dueñosDespués accedieron a hacer un descuento y ofrecerla en 115 mil pesos, pero ¿De dónde sacaron esa cantidad? Nosotros creemos en el negocio justo y nuestro gesto de agarrar esa mercancía era únicamente eso, un gesto de buena voluntad, finalmente, somos distribuidores de abarrotes al mayoreo.

Como contrapropuesta les pedimos que hicieran un inventario, para saber la cantidad de productos que tenían y poder calcular el valor total de la mercancía. Ahí es en donde vino el distanciamiento, pues sólo querían ponerle precio a cada cosa (cigarros 1,000 pesos, dulces 3,000, refrescos 2000 sin contar cantidades exactas) obviamente, eso no procede. Como en cualquier otra industria, cuando una empresa va a comprar a otra, tiene que abrir su contabilidad. Compartir la información financiera entre empresas te da:

Como comprador: La idea clara de saber qué es lo que estás comprando y cuanto podrás ganar  o perder si obtienes ese negocio. Generalmente la gente que compra es porque tiene ideas propias para mejorar el negocio.

Como vendedor: La posibilidad de valorar tu trabajo económicamente. Compartiendo información de tus finanzas te dará la posibilidad de hacer un cálculo del dinero que podrá generar el comprador, con tu tienditaechada a andar y con eso hacer un cálculo justo de la cantidad por la cual tu estarías dispuesto a desprenderte de un negocio que funciona.

Como conclusión; no se puede hacer un traspaso estableciendo cantidades de manera arbitraria. Pongámoslo en un ejemplo simple; si estás interesado en comprar un coche, antes de pagarlo tendrás que ver si es nuevo; si es un auto usado ¿cuántos kilómetros tiene? ¿tiene llanta de refacción? ¿Tiene los servicios hechos? ¿cuánta  gasolina gasta? Habiendo hecho un cálculo, podrás determinar si lo que vas a pagar por el automóvil es lo que realmente vale. Lo mismo tienes que hacer en caso de que te salga la opción de que te traspasen un negocio.

Un traspaso de negocio generalmente implica que la persona que tiene el negocio, ya no lo quiere y está buscando a alguien que le dé seguimiento. En pocas palabras necesita deshacerse de la tienda. En los negocios el que vende es porque necesita salirse del negocio, generalmente tiene un plazo de tiempo definido (por deudas, compromisos o alguna complicación), por lo que el que está traspasando no está en posición de imponer condiciones. Cuando es a la inversa y alguien tiene un negocio que funciona y se le acercan para comprárselo, otro gallo es el que canta. El vendedor está en posición de establecer las condiciones y darle un valor al concepto de negocio que ha generado.

Nuestra conclusión es que el traspaso es válido, siempre y cuando sea justo. Es un cambio de estafeta para echarse la mano, no para que uno gane y el otro pierda. Al final del día, a todos se nos llega a atorar el diablito, por ello hay que buscar la solución para apoyarnos entre personas.

En nuestro siguiente artículo, hablaremos de la adecuación y adaptación del local comercial, ya que además de un problema con la mercancía, se descarto el traspaso porque el local no estaba en condiciones. Otro factor de suma importancia que tenemos que arreglar con la propietaria del local, no con los inquilinos anteriores.