• Hoy es: domingo, julio 15, 2018

Tipos de empleados que te conviene tener

Toda empresa, por muy grande o chica que sea, necesita tener personal capacitado y dispuesto a trabajar por ella. Es por esto que hoy decidimos mostrarte y explicarte los tipos de empleados básicos que tienes que tener laborando contigo, y las cualidades que éstos deben cumplir para poder llevar a cabo su trabajo de forma eficiente.

 

 

Conocer el negocio

Una de las cosas que más les molestan a los clientes, es preguntarle algo a algún empleado, y que éste no tenga idea de lo que le están preguntando en lo absoluto. Por esta razón es que tus empleados deben estar actualizados en todo lo que tenga que ver con información sobre la empresa, los productos, los servicios y los precios.

 

 

La atención al cliente

Si una persona trabaja simplemente por recibir una remuneración monetaria, definitivamente ésta no debe estar en el área de atención al público.

 

Quien deba trabajar en la atención al cliente debe ser una persona paciente, amable y dispuesta para el servicio. Muchas veces los clientes pueden ser irrespetuosos y hasta algo fastidiosos, pero la principal actitud a tener en estos casos es la de la calma.

 

Si un cliente comienza a faltar al respeto, alza la voz, o se pone algo violento, lo peor que se puede hacer es ponerse a su mismo nivel. Siempre, por muy complicado que sea, se debe mantener la calma y la cordura para poder solventar este tipo de problemas.

 

 

Deseo de progreso

No importa si la empresa es grande o pequeña, tus empleados siempre deben demostrar que quieren progresar, y esto se logra únicamente con el esfuerzo y la dedicación: llegar temprano, buscar siempre algo que hacer, tener una buena actitud, cumplir con los objetivos planteados, solucionar los problemas menores y mostrar interés por aprender cada día son algunos de los síntomas.

 

 

Orgullo por la marca

No significa que deban ir por todos lados gritando que aman la empresa en la que trabajan, pero sí es muy importante que sientan y demuestren de cierta forma que les gusta y se sienten felices de trabajar donde trabajan.

 

Si una persona trabaja limpiando casas, por poner un ejemplo, está garantizado que todas las casas que limpie van a quedar impecables y perfectas por el simple hecho de que le encanta su trabajo. Las ganas que le va a echar, y el ambiente que va a crear haciendo su trabajo, serán indescriptibles.

 

 

Todas estas cualidades son fáciles de encontrar en una persona, hay muchísimas allá afuera esperando obtener un trabajo en el cual puedan demostrar sus capacidades. Eso sí, siempre es importante crear incentivos, recompensarlos o felicitarlos siempre que hagan bien las cosas, hacerles críticas constructivas en un buen tono y en privado cuando sea necesario, y motivarlos siempre a ser mejores cada día.

 

Muchas veces, los jefes o dueños de las empresas terminan aprendiendo mucho de sus empleados, por eso es indispensable escucharlos con mucha receptividad siempre que tengan una queja o una recomendación para el negocio.