• Hoy es: domingo, julio 15, 2018

¡Oh no! ¡Mi coche se recalentó!

El recalentamiento de tu coche. ¿Cuántas veces te ha pasado que vas conduciendo y de repente tu auto comienza a echar humo? Este es un caso bastante común, sobre todo en los casos en los que los vehículos no son tan nuevos.

 

Es por esto que te traemos unas recomendaciones que te pueden ayudar cuando esto te suceda, chécalas:

 

Primero que nada: evita entrar en pánico.

Si vas conduciendo por una avenida, o una autopista, ve bajando poco a poco la velocidad y moviéndote hacia un lugar en donde puedas estacionar el coche. Si no puedes detenerte tan rápido, apaga el aire acondicionado y baja las ventanas, activa la calefacción y los ventiladores al máximo para ir extrayendo el calor del motor. Eso sí, no olvides nunca encender las luces de emergencia.

 

Segundo: levanta el capó.

Una vez que hayas logrado estacionar el vehículo, apágalo y si el mismo está muy caliente, o hay humo saliendo, debes esperar entre 30 a 45 minutos a que el coche se enfríe antes de abrir el capó. Es muy importante que tengas paciencia y esperes un tiempo antes de hacerlo porque puedes sufrir quemaduras graves si lo levantas antes.

 

Tercero: revisa la manguera superior del radiador.

Si la manguera del radiador se siente firme y es difícil apretarla, lo más probable es que el sistema todavía esté bajo presión, así que no debes quitar el tapón del radiador. Si por el contrario, la manguera se comprime fácilmente cuando la aprietes, probablemente sea seguro quitar la tapa. Recuerda utilizar un trapo o una toalla cuando manipules la manguera porque puede estar muy caliente.

 

Cuarto: checa el tanque de reserva del refrigerante.

El tanque de reserva tiene parecido con una jarra de leche de plástico de color blanco y se conecta a la tapa del radiador. Generalmente hay una marca a un lado que te permitirá saber qué tan lleno debe estar.

 

Quinto: revisa el motor en busca de fugas.

Una de las causas más comunes de sobrecalentamiento del motor es por fuga en el sistema de refrigeración. Un indicador es un líquido verde en el motor o debajo del auto, sobre todo si el refrigerante tiene nivel bajo o no hay.

 

Sexto: echa el refrigerante.

Una vez el coche esté completamente frío y hayas realizado los pasos anteriormente mencionados, llena el tanque de refrigerante. Si no tienes refrigerante, o no puedes conseguirlo en un lugar cercano, puedes utilizar agua, pero te recomendamos que apenas puedas obtenerlo, sustituyas el agua por el refrigerante, o utilices una parte equitativa de ambos líquidos.

 

Séptimo: vuelve a encender el auto.

Espera unos minutos a ver si la temperatura sube de nuevo al punto máximo, de ser así, apaga el coche nuevamente y espera entre 15 a 20 minutos antes de volver a encenderlo. En caso contrario, comienza a conducir con cuidado, con las luces de emergencia encendidas, con las ventanas abajo y sin encender el aire acondicionado.

 

Por último, recuerda buscar a tu mecánico o taller de confianza para que hagan una revisión más profunda del vehículo y de este modo evites que se vuelva a recalentar.