• Hoy es: viernes, junio 22, 2018

Quiero crecer mi negocio, pero no sé por dónde empezar.

abarrotero_prosperar

Cuando pienso en crecer mi negocio inmediatamente se me viene a la mente pensar en productos adicionales para aumentar los ingresos o en recibir a más clientes.

 

A veces cuando pensamos en hacer crecer o sacar adelante el negocio, nos ponemos a pensar en soluciones de afuera que puedan hacer que los resultados mejoren. El problema es que muchas veces estamos esperando a que llegue algo o alguien y nos desatasque la carreta; no esperes a que eso suceda.

 

Lo que debes de hacer para poder crecer tu negocio, es empezar a mejorar en lo que ya tienes. La solución está adentro de tu empresa, puedes mejorar en todo, a partir de eso podrás buscar expandir tus actividades y ver hacia afuera. Defenderte con las fichas que ya están sobre la mesa es lo mejor que podrás hacer y esto te hará exigirte más a ti mismo. ¿De verdad lo das todo?. La solución no está en invertir más o en hacer cambios a tu local, está en analizar qué es lo que está fallando en tu proceso de venta y a partir de ahí tomar una decisión.

 

No te guíes por lo que piensas que pasa en tu tienda. Analiza tu situación con cada producto y con números de sus ventas, para que puedas tomar decisiones sobre tu negocio.

 

Para analizarlo, no te puedes ir a pensar en el resultado de una mala práctica, sin recordar que hay algo que lo está causando. Por ejemplo, no puedes decir: me van a quitar el local o los champús no se están vendiendo. Tienes que ir siempre a atacar la raíz del problema. Que te quiten el local es consecuencia de bajas ventas, por ello, tienes que concentrarte en atacar el problema de ventas, no en si está bien que te lo quiten o no. En el caso del champú, por ejemplo, si tus ventas de champú están bajas, tendrás que analizar qué producto estás vendiendo, a quién le estás vendiendo, como lo estás anunciando y porque no está funcionando.

Puede que lo que falla esté relacionado directamente a los procesos que tienes en tu tienda o negocio, como por ejemplo, si el producto que estás vendiendo no siempre está disponible, por ese proceso deficiente, el cliente puede que mejor vaya a otro lugar a comprarlo, a la segura.

Sé más eficiente

 

Elimina todo aquello que haga tu proceso de venta ineficaz. Tu proceso de venta empieza desde la compra de tu mercancía. Necesitas buen precio, que cumplan con las entregas y que te hagan una entrada ordenada; también tienes que tener un proceso para registrar la mercancía.

 

Haz que tu proceso de compra sea ágil y ordenado, tienes que cuidar bien tu dinero, sobre todo pensando que tu tiempo, vale dinero. Tu rendimiento, vale dinero. Tu mala atención al cliente, vale dinero. Si tienes que dejar tu negocio desatendido por ir a comprar a Central de Abasto o surtirte tu mismo, evalúa los pros y los contras, pero no desatiendas tu comercio.

 

Concéntrate en lo que funciona

 

Identifica en tu tienda y a través de la conducta de tus clientes, que es lo que está jalando en tu negocio. Lo que pide la gente, lo que acaban comprando. Cuando entra un cliente a tu tienda, analiza detalladamente sus movimientos. Fíjate hacia dónde camina, que es lo que llama su atención. Puedes hacer una lista y asignarles un nombre, rango de edad y el consumo que hicieron.

 

Es indispensable que lleves un control de las ventas de tu tienda por día, por semana y por mes, sólo así podrás saber como está siendo el desempeño de tu negocio y tomar buenas decisiones sobre él.

 

Puede que tu proceso más importante, la contabilidad, sea el que esté fallando. Sin arreglar este proceso eventualmente encontrarás obstáculos más grandes que pueden poner en riesgo tu patrimonio.