• Hoy es: lunes, abril 23, 2018

Así está el tema del crecimiento de un negocio

El crecimiento de un negocio es lo que todos soñamos, pero a lo mejor no has considerado lo que implica.

Todas las empresas tienen que evolucionar, si no para crecer, sí para mantenerse competitivas y por consecuencia, en operación.

Antes de seguir adelante, veamos el principio del crecimiento, que es la inversión (no necesariamente económica).

Los dos principales ingredientes que necesitas para poder hacer crecer una empresa son disposición y energía para poder lograrlo. Lo primero que debes de saber antes de intentar hacer un negocio más grande (productivo) es que hay varios factores en el camino que te harán sentir incómodo.

Casi todo en la naturaleza es simétrico, que tiene como definición: “Correspondencia exacta en forma, tamaño y posición de las partes de un todo”.

Las matemáticas, la economía y la administración de un negocio, conservan esa simetría, por ejemplo: Si inviertes mucho tiempo en algo, deberás de esperar el mismo tiempo para recuperarlo, o tendrás que hacer una mayor inversión para poder hacer algo más grande que te permita recuperarlo en menos tiempo. Eso sucedería en un escenario en el cual todo funcionara perfecto, como en la naturaleza. En una empresa, la dirección no se da por defecto de la naturaleza, ahí interviene cada dueño con su guía, que debe de basarse en conocimiento y experiencia.

La maquinaria que mueve a cada negocio la pones tú y le das el uso más correcto y efectivo para poder beneficiarte de la mejor manera, pero no siempre acertarás al hacerlo.

¿Que hay que hacer para alcanzar el desarrollo de un negocio?

  • Identificar en dónde estás parado el día de hoy; dejar a un lado el cariño y afecto que le tienes a tu negocio, para hacer un análisis objetivo.
  • Saber por qué quieres desarrollar un negocio, cuál es tu objetivo, que siempre debe de estar enfocado a incrementar las ventas.
  • Qué puedes eliminar que te quite más recursos que el beneficio que obtienes de ello. El crecimiento de tu negocio necesitará un colchón financiero y la mejor manera de obtenerlo es reduciendo tus gastos.
  • Qué oportunidades de negocio has visto en los clientes que actualmente visitan tu negocio o contratan tus servicios.
  • Toda inversión y cambio tiene un riesgo. Calcula los riesgos de manera gradual para introducir los ajustes a tu negocio, no te vayas a llevar todo de calle. Sal de tu área de confort. No tengas miedo, pero tampoco pierdas la cabeza.

En cuanto tengas claro el motivo para desarrollar tu negocio, deberás de determinar el camino y los pasos que deberás de seguir para poder alcanzar tus metas. Empieza a analizar tu negocio de manera general, saber qué pasó el año pasado y lo que viene para este, para que no vayas en piloto automático y puedas reaccionar ante posibles cambios en tu entorno.