• Hoy es: lunes, noviembre 20, 2017

Mejora tu Proceso de Almacenamiento

Redacción Abarrotero.com
febrero28/ 2017

En una tienda de abarrotes se manejan varios productos con diferentes características, las necesidades para un buen almacenamiento dependen del tipo de mercancía que se tiene, no es lo mismo conservar en buen estado dulces que lácteos o perecederos.

A continuación te presentamos algunas medidas prácticas con el fin de mejorar tu proceso de almacenamiento.

 1. Juntos pero no revueltos

Algunas tiendas son pequeñas y disponen de poco espacio para almacenar la mercancía, aun así, esto no es pretexto para que el arroz quede a un lado del jabón. Productos de la canasta básica como arroz, frijol y sal pueden absorber  los químicos que contienen los detergentes y limpiadores, por ello deben de estar ubicados en secciones diferentes y exclusivas.

Este aspecto es fundamental para que tus clientes no resulten afectados por la contaminación de productos que se puede generar por una mala separación. ¡Aguas!

 2. Ojo con las etiquetas y la fecha de caducidad

Las etiquetas son la mejor ayuda a la hora de almacenar la mercancía. Date tiempo para leerlas y conocer las recomendaciones del productor. Un buen manejo de estas te hará tener control del inventario y la caducidad de los productos.

Revisa que toda la mercancía tenga en su etiqueta la fecha de fabricación y de caducidad. Lleva un registro riguroso de estos datos, esto te ayudará a saber con exactitud que productos debes desplazar y cuáles hay que retirar del anaquel en caso de que hayan vencido.

Recuerda que es fundamental estar al pendiente de que ningún alimento este dañado o en mal estado, tu cliente no regresará si no se siente protegido.

Consulta con tus proveedores que productos vencidos puedes cambiar por otros, sin que te genere un costo adicional. Generalmente hay que avisarles antes de que el producto expire.

 3. Anaqueles y vitrinas

 El mobiliario de tu tienda (anaqueles, vitrinas y refrigeradores) deben de estar fabricados con materiales resistentes al uso y la corrosión, es recomendable que todas las superficies en contacto directo con los alimentos, posean un acabado liso, no poroso con irregularidades o grietas que puedan atrapar partículas de microorganismos que afecten  la calidad sanitaria del producto.

Otro factor importante a considerar es la altura de la repisa más cercana al suelo, estás deben de estar por lo menos a quince centímetros del nivel del piso, esto facilita la limpieza y la fumigación de tu local (en caso de ser necesario).

 4. Refrigeración

Existen diversos alimentos que se descomponen mucho más rápido que otros como el jamón, salchichas y los lácteos.  Estos productos desarrollan un crecimiento de microorganismos dañinos, los cuales perjudican la salud de tus consumidores, por eso es fundamental mantener esta mercancía refrigerada a una temperatura no mayor a 4 ºC, toma en cuenta que en ciertos productos necesitan ser congelados para su conservación optima.

 5. Basura

En la logística de almacenamiento es prioridad sacar y separar la basura, los residuos que se generan a partir de los sobrantes de la mercancía que vendes, pueden llegar a contaminar los productos en buen estado (chorreo de líquidos, productos que producen grasa, frutas y legumbres, etc).

Destina un espacio específico para el almacenamiento de residuos y de preferencia ubícalo cerca del área en la cual pasa el camión recolector de basura. Recuerda que conservar por muchos días la basura produce malos olores y posibles infecciones.

6. Control de plagas.  

Son muchos los organismos contaminantes  que buscan tener contacto con los alimentos como: cucarachas, ratones, mosquitos o moscas, que  pueden acceder a tu negocio a través de huecos, ventanas, debajo de las puertas e inclusive dentro de las cajas de productos mal almacenados. Además, traen consigo bacterias e infecciones que contaminan todo lo que tocan. Es muy importante que la limpieza, desinfección y control de plagas sea obligatoria dentro de tu logística de almacenamiento, de este modo podrás prevenir que dichos seres tengan cualquier tipo de contacto con frutas, vegetales, lácteos y semillas, los principales afectados.

7. Buena ventilación

Es de suma importancia que tu bodega cuente con un buen sistema de ventilación, el ideal es uno que no permita la acumulación de malos olores y que al mismo tiempo refresque todos los productos. Las altas temperaturas crean un proceso de descomposición más rápido en los alimentos, en general casi todos lo productos requieren de una temperatura ambiente de 15 a 25ºC.

 Si cuentas con capital para invertir instala un sistema de circulación que te permita controlar la temperatura y la humedad para asegurar la conservación de la mercancía, de no ser así, pide a tu proveedor surtirte con mayor frecuencia.

Nos gustaría escuchar tus comentarios a través de nuestras redes sociales o en este mismo artículo en la parte inferior. FB Abarrotero.com  TW: @abarroterocom
big banner

Visita nuestro catálogo de productos. Todos los precios pueden variar sin previo aviso y son de carácter informativo. Descartar