• Hoy es: jueves, abril 26, 2018

Mejora tu productividad

productividad

¿Tienes problemas para cumplir con tus pendientes? Checa este artículo, donde te mostramos cómo mejorar tu productividad.

La productividad en el trabajo puede disminuir por aspectos como los desvelos, el cansancio, o invertir tiempo en actividades que no te ayudan a reducir tu carga de trabajo. A continuación, te presentamos algunas claves para resolver este inconveniente:

No exigir de más
Quejarte de cualquier forma puede agobiarte. Aunque en tu trabajo no todo es como a ti te gustaría que fuera, debes de encontrar la manera de adaptarte a las situaciones, poder enfrentar los obstáculos que se presenten en el camino, con una solución creativa para superarlos.

Mejora tu actitud
Estar de mal humor es un detonante para aumentar el nivel de estrés en las personas. Toma un momento para observar cómo te sientes en tu trabajo, revisa que tu postura sea correcta para reducir tus niveles de tensión. El estrés es un mal que sólo perjudicará tu desempeño, te hará sentir cansado e indispuesto para trabajar en equipo, cuando sea el caso.

Vive en el presente
“Desconectarse” unos minutos es recomendable, pero vivir mucho en el pasado o en el futuro también es una causa que genera estrés. Acepta el momento, la gente que te rodea y los retos que tienes en el camino, para sacarle mejor provecho a esa energía acumulada.

Revisa tu mail
La mayoría de las personas realizan esta acción al iniciar el día y al terminarlo. Es recomendable que establezcas las veces que lo harás, para que no pierdas tiempo cumpliendo otros pendientes o peticiones de otras personas. Si lo haces en tiempos establecidos, podrás terminar tus labores sin problema. Evita a toda costa revisar tu correo electrónico antes de salir de tu trabajo, pues sólo te irás a casa con información y necesidades que no podrás cumplir en ese momento, y que te abrumarán por el resto del día. Desconéctate al salir de tu trabajo y descansa para retomar energías para enfrentar el día siguiente.

Descanso mental
A pesar de que las fuertes cargas de trabajo no permiten desperdiciar ni un segundo, te sugerimos que te despejes unos minutos. Con esto, mejorarás tu concentración, ganarás más tiempo productivo y dosificarás tu energía. Algunas acciones recomendables son leer algo de interés personal, escuchar música relajante, o pensar en cosas no relacionadas al trabajo. Al volver a tus pendientes, te sentirás concentrado y renovado.

Levántante
Ya sea de tu escritorio o del lugar donde realices tus labores, pero es necesario que te relajes con una caminata breve o con una pausa para tomar líquidos. Así, tu postura cambiará y tu cuerpo no se sentirá tenso, tu mente se liberará por un momento y estará más fresca para regresar a los pendientes que debes de resolver.

Ordena tus prioridades
Aunque algunos días sientas que tienes más tiempo libre que otro, si tu actitud no dispone de cumplir con tu trabajo en tiempo y forma, podrás nublar tu juicio sobre las tareas importantes. Realiza una lista de actividades a realizar en tu día, así podrás organizarla por jerarquía e importancia. De esta forma, podrás liberar tus pendientes de forma ágil y ordenada, mejorando tu productividad.