• Hoy es: lunes, noviembre 20, 2017

Ponle precio a tu trabajo: Tu salario

Si tienes un negocio, es probable que como dueño hayas dejado a un lado un detalle importante: tu salario.

Como propietario podrías pensar; ¿Para qué me asigno un salario? La lógica es que dispongas solamente del dinero que necesitas para tus gastos personales. Sin saberlo, estás tomando una decisión que afecta a tu lado emocional (al no darle valor a tu trabajo) y a la salud financiera de tu negocio, sobre todo durante los primeros años.

Para conocer más acerca del tema, a continuación te presentamos algunos ejemplos prácticos para que sepas calcular el verdadero valor de tu trabajo.

El primer paso
Por principio de cuentas debes de considerar que tu sueldo dependerá directamente de los beneficios que tu trabajo aporte al negocio. Tienes que hacer un cálculo de los ingresos del negocio y ver si son suficientes como para cubrir los gastos operativos, en los cuales debes de incluir tu sueldo. Es cierto que podrás sacrificar tu percepción económica en los primeros meses, pero conforme el negocio vaya despegando, necesitarás asignarte un sueldo que pueda cubrir tus gastos de renta, comida, ropa y transporte. Así que primero deberás de saber a cuánto ascienden tus gastos personales, para poder fijar una cifra que te alcance para vivir.

Fija tu sueldo
Se recomienda fijar el salario en función de:
– Lo que se esté pagando en el mismo sector, existen diferencias entre los sueldos de un constructor, un profesor, un mecánico, un abarrotero, etc.
– Según la responsabilidad que desempeñes en el negocio, las tareas que lleves a cabo y las horas que inviertas en ello.
– La experiencia y conocimientos que tengas en el sector.
– El perfil y el carácter del dueño. Algunos quieren ganar mucho dinero y se asignan salarios elevados, mientras que otros fijan un sueldo moderado que les permita llevar un nivel de vida austero, incluso no les importa que sus empleados ganen más.
Considera que en ninguno de estos aspectos se está tomando en cuenta el trabajo adicional que haces como propietario, ni el riesgo que trae consigo empezar un negocio.

Grave error
El sueldo, además de darte cierta estabilidad económica en el día a día (aunque sea poco en un inicio), te permite recibir una retribución por tu trabajo. Privarte de una paga podría desmotivarte, lo cual no conviene si tienes un negocio.

Negocio nuevo
De acuerdo con especialistas, en todo negocio que inicia existe una fase de supervivencia en la que hay que procurar reducir gastos todo lo posible. En esta etapa los dueños no deben de cobrar un sueldo hasta que la empresa tenga estabilidad financiera. Sin embargo, es recomendable fijar una cifra concreta (salario psicológico) que aunque no se cobrará en ese momento, será un motivante para que el dueño se comprometa con el negocio y más adelante ese salario se convierta en una remuneración económica.

Lamentablemente, la historia de varias tienditas comienza con un déficit de capital, este período puede ir de seis meses a dos años. Si tu negocio es la única fuente de ingresos que tienes, te sugerimos empezar con un rango de salario mínimo y conforme vaya arrancando, considera un posible aumento con base al crecimiento de tu negocio.

Empresa familiar o socios
Cuando tienes socios, los sueldos deben de estar fijados en función de las actividades y responsabilidades de cada miembro. Es decir, si uno es director general y otro director administrativo, no deberían de percibir el mismo sueldo, porque las responsabilidades de cada uno son diferentes.
Si todos tienen responsabilidades similares, entonces el salario puede ser igual, pero si alguno piensa que hace más que los demás, se podría generar un problema.
Los sueldos iguales entre socios son más comunes en empresas familiares, sin embargo, hay que considerar la función y la aportación de capital que cada uno tuvo al iniciar el proyecto.

Ya encarrerados
Si tienes más de un año con tu tiendita o ya gozas de una estabilidad financiera, entonces ya estás listo para fijar y pagarte un salario, para esto necesitas:
– Saber el monto de tus gastos personales para determinar el salario que mereces y/o necesitas para vivir tranquilamente.
– Revisar el flujo de efectivo en tu negocio, esto para asegurarte que tus finanzas son buenas y que está entrando suficiente dinero como para cubrir tu salario y otros gastos de operación.
Es necesario que tu flujo de efectivo tenga un excedente considerable para poder cubrir el pago de tu salario, reinvertir en mercancía y dejar un pequeño capital para emergencias.

¡Mucho ojo!
Existen dos errores que se cometen frecuentemente cuando eres dueño de un negocio, y que te sugerimos evitar:
1. Pagarte un sueldo que tu negocio difícilmente pueda solventar.
2. Transferir los ingresos netos que genera tu negocio a tu cuenta personal.

Etiquetas: , ,
big banner

Visita nuestro catálogo de productos. Todos los precios pueden variar sin previo aviso y son de carácter informativo. Descartar