• Hoy es: domingo, enero 21, 2018

El cambio y los billetes falsos

cambio

Con la tiendita en marcha, nos encontramos con dos problemas recurrentes, la falta de cambio, y los billetes falsos. Conoce nuestra solución a este mal.

Llevamos ya casi dos meses con la tiendita en operación, y ya está mejor surtida, pero lo que no esperábamos es que surgieran en el camino ciertas piedritas en el zapato que sabíamos que vendrían, pero estábamos esperando el momento en el que llegaran. Aunque no son problemas graves, a veces podemos perder clientes, o dinero en el corte si no nos ponemos vivos con estos asuntos.

El primero de ellos es el tema del cambio. Tenemos dos turnos, el matutino y el vespertino; para el de la mañana procuramos siempre dejar desde el corte del día anterior, veinte monedas de un peso y las que más se puedan de dos, cinco y diez. Creemos que hay un error en dejar tantas de dos pesos, por que al final, las de $1 peso son las que siempre te sacan del apuro. No faltan los clientes que nunca traen cambio y siempre pagan con un billete grande. Procuramos que en el turno vespertino siempre sobre cambio para el día siguiente, pero el problema es en el cambio de turno, ya que cuando el matutino termina, sobran muy pocas monedas para la tarde. La solución a este problema fue mandar al encargado del primer turno al banco y cambiar un billete de $20 o $50 por monedas, para que los clientes no nos agarren en curva.

Otra estrategia que también nos ha funcionado es que tenemos a dos clientes frecuentes que son taxistas, entonces ellos nos hacen el paro cuando andamos necesitados de cambio. Casi diario se dan una vuelta por la tiendita, compran su Coca-Cola o su agua y amablemente nos cambian un billete, ya que ellos mueven mucho suelto entre sus clientes.

El otro problema grave al que nos enfrentamos hace no mucho, fue un cliente que llegó a pedir una cajetilla de cigarros, y a la hora de cobrarle, pagaba con un billete de $500. Le comentamos con cortesía que no teníamos cambio, que si no tenía otro billete y dijo que no, acto seguido nos pidió unos pañales (los más caros), y un refresco de 2 litros. Después nos preguntó “¿ya con eso, o me llevo algo más?”; por lo que desconfiamos un poco. A la hora de recibir el billete, se sentía raro, como que algo no cuadraba; afortunadamente tenemos un detector de billetes falsos, probamos el billete y aunque la mitad era legítima, la otra era vil papel. Le avisamos al cliente y se retiró de la tiendita bastante apenado. La experiencia que nos queda en este caso es que debemos de estar a las vivas para detectar estos inconvenientes (no sabemos si el cliente lo hizo a propósito, para ver si pegaba el chicle), pero en caso de recibir uno, es producto perdido y ganancia tirada a la basura.

Otra situación que nos saltó con ese billete falso de $500 fue que antes de meterlo al detector, lo empatamos con uno real, y el falso era por algunos milímetros, más pequeño. Si no cuentas con un detector en tu tiendita, te sugerimos comprar uno (son muy baratos, algunos no pasan de los $250 pesos), y si no tienes uno, toma esta medida de comparar uno real con el piratón y que sospeches que sea de dudosa procedencia. También existen las medidas de Banxico para detectar que tanto monedas como billetes sean legítimos, y las puedes consultar aquí.

 

Seguiremos compartiendo con ustedes los #MalesDeLaTiendita, sería buenísimo que pudieras compartirnos tus experiencias. En la próxima entrega trataremos el tema; La Pérdida de Control al Momento de Surtir la Tienda.

 

*Proyecto Tiendita Abarrotero estará documentando la apertura real de una tienda de abarrotes, compartiendo información sobre inversión, gastos, ventas y todo aquello que pueda ayudar a los negocios a abrir o competir dignamente con cadenas comerciales. 

Sigue nuestras redes sociales:  FB: Abarrotero.com y Twitter: @abarroterocom  para recibir actualizaciones del avance de la tienda.

Visita nuestro catálogo de productos. Todos los precios pueden variar sin previo aviso y son de carácter informativo. Descartar